Comisiones Obreras - FSC Castilla La Mancha

Comisiones Obreras - FSC Castilla La Mancha
es el momento

jueves 24 de mayo de 2018

Cultura y Patrimonio en CLM: S.O.S. Capítulo I.

Fuente: Colectivo de Cultura de CCOO CLM. El Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha figura entre más amplios y valiosos de España; pero somos la comunidad autónoma que dedica menos porcentaje de su presupuesto a gestionarlo, preservarlo y ponerlo en valor. Es urgente abordar por qué nuestra región no atiende como es debido su extraordinaria riqueza cultural.
 
Arrastramos, sí, déficits históricos, de cuando nuestras provincias eran las tierras silenciosas y silenciadas por el centralismo. Tener un gobierno autonómico suscitó muchas esperanzas y hay que analizar el camino que se ha recorrido desde 1983, con sus luces y sus sombras, agravadas éstas por la crisis económica iniciada en 2007 y de la que apenas si logramos salir.
 
A los problemas económicos se añade, a nuestro juicio, una clamorosa falta de voluntad política, de modelo y estrategia, de planificación y recursos para la adecuada gestión de la Cultura y el Patrimonio, cuya magnitud y relevancia, cuyo valor social e identitario, y cuyo potencial como recurso económico, son innegables.
 
La FSC-CCOO está preparando para el próximo otoño una jornada de reflexión y debate sobre estas cuestiones; con el objetivo, la ambición y la esperanza de conseguir que también el Gobierno de CLM -el actual y los que vengan en el futuro- empiece a tomarse en serio sus obligaciones y responsabilidades en esta materia. Esperamos contar con su interés y su presencia.
 
Un poco de historia.
CLM nació en 1982 de forma artificial: no era una región histórica ni con una historia compartida. Con un territorio muy extenso de cinco provincias muy poco articuladas entre sí y con un patrimonio muy amplio, disperso, heterogéneo y costoso de mantener, forjar una identidad, buscar y formar profesionales, organizar de la nada una Administración, crear conciencia de la necesidad de proteger el patrimonio cultural…, eran empresas realmente difíciles.
 
CLM recibió las transferencias en materia de patrimonio histórico en 1983 y en 1984 se suscribe el Convenio de Gestión de Bibliotecas, Archivos y Museos entre el Estado y la Junta. En 1990 se publica la Ley de Patrimonio Histórico de Castilla-La Mancha. Fue la primera de carácter autonómico en todo el territorio español, pero siempre estuvo supeditada a la Ley estatal del Patrimonio Histórico Español y a los reglamentos que fueron desarrollando ésta, mientras que la ley autonómica jamás tuvo desarrollo reglamentario propio. Tampoco lo tiene la actual, de 2013.
 
El Convenio de Gestión de 1983 sigue vigente. El Estado mantenía y mantiene la titularidad de los centros y se responsabiliza de la inversión en edificios y grandes equipamientos; mientras que la Junta asumió la gestión y los costes de mantenimiento.
 
La realidad es que ninguna de las dos administraciones se ha sentido nunca cómoda con la situación y en vez de colaborar y sumar presupuestos para establecer servicios públicos de calidad, se ignoran o se miran con recelo. La ardua y desorbitadamente larga negociación que requirió la cesión de la parte del Alcázar de Toledo que acoge hoy la Biblioteca Regional de CLM es un buen ejemplo de las difíciles relaciones del Estado y la JCCM. La actual situación del Palacio del Infantado es otra muestra de la deficiente comunicación entre ambas administraciones, cuya cooperación en materia de Patrimonio sigue regulada por el convenio de gestión de 1984.
 
Pese a este ‘pecado original’, en los entusiastas comienzos -y cuando, sin competencias en Educación, la Cultura contaba con toda una consejería-, sí se pusieron, con sus aciertos y errores, algunas bases sólidas.
 
Así, en los primeros años de la comunidad autónoma se creó por toda la región una amplísima red de bibliotecas, que cumplen sus funciones con solvencia y aun con excelencia y cuya actividad tiene un impacto social y cultural muy positivo. También los archivos cuentan con una estructura adecuada, aunque sin llegarse a crear una red regional como en el caso de las bibliotecas.
 
Pero agotado aquel impulso inicial, la Cultura y el Patrimonio se han convertido para los sucesivos gobiernos autonómicos en una ‘maría’ a la que apenas se le dedica esfuerzo ni se le presta mayor atención; salvo para aquellas actuaciones de las que pueda derivarse rentabilidad clientelar, o mediática o, en último término, y en todo caso, electoral.
 
 
Una responsabilidad abandonada; un recurso desaprovechado
Creemos, por el contrario, que la mejor promoción de CLM que puede hacer su Gobierno -el actual o los que vengan-, es poner en valor el Patrimonio Cultural de la región, preservarlo para generaciones futuras; extender su conocimiento y aprecio.
 
Es nuestro enorme patrimonio, material e inmaterial, desde la prehistoria hasta hoy, nuestro principal recurso para vigorizar nuestra identidad; para elevar el nivel cultural y la cohesión social. Y es también, como indican las directrices europeas, un potencial y potente recurso para generar actividad económica y contribuir al fomento del empleo; para fijar población y frenar el éxodo demográfico; para extender el conocimiento e impulsar la innovación.
 
Para ello, se necesita el personal, los medios materiales y los marcos normativos adecuados. Tres elementos fundamentales de cualquier organización que en nuestra administración autonómica brillan por su ausencia. Sobre todo, porque falta lo primero y fundamental: No existe una voluntad real de ocuparse del conocimiento, organización, control, investigación, conservación, recuperación y difusión de nuestro patrimonio cultural.
 
Somos conscientes de que estamos en un momento de escasos recursos económicos, tanto más escasos ante la magnitud de los destrozos de la pasada legislatura pendientes de revertir. Pero en lo tocante a la gestión del patrimonio cultural, el verdadero problema no es tanto la falta de presupuesto -que también-, como la ausencia de voluntad política.
 
La falta de recursos, pero más aún la falta de rumbo, la renuncia a asumir funciones y responsabilidades, la desorganización y la improvisación, son hoy las notas características de la administración autonómica de CLM dedicada a la gestión del patrimonio y la cultura.

Cultura y Patrimonio en CLM: S.O.S. Capítulo I.

jueves 24 de mayo de 2018

Áreas temáticas relacionadas

Actualidad - Sindical - Actualidad
Sectores - Administración Autonómica - Noticias
Actualidad - Provincial - Ciudad Real - Actualidad
Actualidad - Provincial - Cuenca - Actualidad
Actualidad - Provincial - Guadalajara - Actualidad
Actualidad - Provincial - Toledo - Actualidad