Comisiones Obreras - FSC Sector del Mar

Comisiones Obreras - FSC Sector del Mar
Elecciones sindicales

jueves 22 de noviembre de 2018

Conferencia sobre salvamento de migrantes en el mar

El 15 de noviembre de 2018 se celebró en el cuartel general de la Confédération Général du Travail en París la Conferencia sobre Rescate de migrantes en la mar y la responsabilidad que los Capitanes y Estados tienen sobre ello.

La Conferencia contó con la ponencia de Charles Boyle, Abogado del Sindicato Nautilus International en el Reino Unido; Alina Miron,Profesora de la Université d¿Angers y abogada independiente; Jim Scorer, Secretario General de la Ínternational Federation of Shipmasters¿ Associations, y Bernard Thibault, Exsecretario General del Sindicato Confédération Général du Travail de Francia. Por otra parte también asistieron organizaciones sindicales de 6 países entre los que se encontraban CC.OO. y UGT, así como periodistas y otras organizaciones.
 
La Conferencia fue inaugurada por Jean-Philippe Chateil, Secretario General de los Oficiales de la Marina Mercante de la Confédération Général du Travail quien empezó recordando que no había una crisis migratoria sino una crisis política que utiliza la migración como campana para despertar los viejos nacionalismos que se habían pensado ya desaparecidos de Europa. La Conferencia se organizó para abordar las responsabilidades que los Capitanes y los Estados tienen con el auxilio de personas en la mar.
 
Charles Boyle, resaltó que la Convención de las Naciones Unidades sobre el Derecho del Mar así como el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en la Mar hablan expresamente del deber de los Capitanes de prestar auxilio a toda persona que se encuentre en peligro de desaparecer en la mar, asimismo también el deber de los Estados de fomentar la creación, el funcionamiento y mantenimiento de un servicio de búsqueda y salvamento adecuado y eficaz para garantizar la seguridad marítima, además de cooperar con los Estados vecinos cuando las circunstancias lo exijan.
 
Ambos Convenios recogen el deber de auxilio por parte de los Capitanes independientemente de la nacionalidad y la condición jurídica de dichas personas y de las circunstancias en que hayan sido encontradas. Por tanto, la misión del Capitán termina ahí, su labor no es determinar en ningún caso la situación jurídica de dicha persona y por tanto no se le puede criminalizar por estos actos.
 
Por otra parte, está la responsabilidad de los Estados, los cuales tienen la obligación de garantizar la adopción de cualquier medida necesaria para mantener las comunicaciones de socorro y la coordinación en su zona de responsabilidad y para salvar a las personas que se hallen en peligro en la mar cerca de sus costas.
 
La problemática surge cuando hay Estados que hacen dejación de sus funciones y se saltan las leyes. Por otra parte, cabe destacar el reconocimiento a la labor que muchos Capitanes han venido haciendo a lo largo de todos estos años de migración a través del mar mediterráneo en el rescate de pateras desde buques mercantes que no están preparados para este cometido.
 
Como conclusión, queda claro que existe un marco legal claramente establecido que obliga a los Capitanes a prestar auxilio a toda persona con necesidades en la mar y a los Estados a coordinar las actividades de rescate.
 
Alina Miron, profundiza mas en estas cuestiones y recuerda que son los Estados quienes están incumpliendo sus obligaciones cuando rechazan el desembarco de los migrantes. En este caso el Capitán se encuentra entre la espada de salvar las vidas aplicando la Ley Internacional y la pared de los Estados que rechazan el desembarque de las personas rescatadas.
 
Debemos desgranar los tratados internacionales y hablar de un "Primary Distress" y un "Secondary Distress",
 
Con el Primary Distress, nos referimos a las personas o barcos a los cuales el Capitán está obligado a dar asistencia por encontrase en una situación de peligro. Es importante saber cuando se considera peligro, para lo cual el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento Marítimo de 1979 recoge que es la situación en la cual existe la convicción justificada de que un buque o una persona están amenazados por un peligro grave o inminente y necesitan auxilio inmediato.
 
¿Qué significa peligro grave o inminente?, ahí contamos con el arbitraje internacional del caso Rainbow Warrior que dice "la existencia de circunstancias muy excepcionales de extrema urgencia que involucran consideraciones médicas o de otro tipo de naturaleza elemental. O el caso The New Yorker de la Corte Suprema de los EE.UU. "los hechos que producirían en la conciencia de una persona el temor bien fundado de la pérdida del barco y la carga, o de las vidas de los tripulantes"
Por otra parte el reglamento comunitario recoge también para determinar si un buque se encuentra en peligro este ha de realizar una solicitud de ayuda, aunque tal solicitud no será el único factor para determinar la existencia de una situación de peligro, la disponibilidad de suministros necesarios, la presencia de personas a bordo que precisen asistencia médica urgente, la presencia a bordo de personas fallecidas o la presencia de mujeres embarazadas o menores. También el estado del buque, su falta de elementos de seguridad, navegación o comunicación, el número de personas a bordo con respecto al tipo de buque…
 
 
Por su parte, el Secondary Distress, se produce cuando el buque que llevó a cabo el rescate se le deniega el desembarque de las personas en un Estado, produciéndose entonces una emergencia humanitaria.
 
El Secondary Distress, se relaciona con la implementación por parte de los Estados de la obligación de desembarque. Sobre esta cuestión tenemos el caso del Capitan Schmidt de la Organización Humanitaria Cap Anamur en la que el Tribunal de Agrigento, dice, "llegado a este punto, es importante subrayar que la obligación de rescatar no se puede considerar que finaliza con el transbordo al que de rescate, sino que se caracteriza también por el desembarco de las personas en un lugar seguro.
 
Jim Scorer, denunció la situación de presiones por las que pasaron muchos Capitanes a la hora de tener que cambiar sus rutas para acudir en el auxilio de personas en el mar, así como la de amenazas recibidas por parte de migrantes que presionaban a los Capitanes para desembarcar en un puerto seguro.
 
El último ponente, Bernard Thibault, habló sobre la relación entre el derecho laboral y la migración, por su parte, recordaba que había países que consideran que no es posible acoger a los migrantes y menos aun darles trabajo.
 
Abordó algunos aspectos de los Convenios de la OIT 97 y 143 sobre los trabajadores migrantes que tantos países aprobaron, pero fueron renuentes a ratificar.
 
Para que un convenio internacional sea aplicado los países deben firmarlo y trasponerlo en su legislación.
 
El Convenio Nº 97 sobre los trabajadores migrantes, adoptado en 1949, sienta las bases para la igualdad de tratamiento entre trabajadores nacionales y extranjeros en situación regular en lo relativo a contratación, condiciones de vida y de trabajo, acceso a la justicia, reglamentación de impuestos y asuntos de seguridad social.
 
El Convenio Nº 143 sobre los trabajadores migrantes  fue aprobado en 1975, cuando la comunidad internacional tomó conciencia del aumento de la migración irregular. El convenio estimula la regulación de flujos migratorios, la eliminación de la migración clandestina y de los delitos que la acompañan: el tráfico y trata de personas, y la facilitación de la integración de los migrantes a las sociedades de acogida.
 
El Artículo 6 del Convenio 97 dice: Todo Miembro para el cual se halle en vigor el presente Convenio se obliga a aplicar a los inmigrantes que se encuentren legalmente en su territorio, sin discriminación de nacionalidad, raza, religión o sexo, un trato no menos favorable que el que aplique a sus propios nacionales en relación con materias como salario, vacaciones, formación, horas de trabajo, seguridad social…
 
Cuestiones verdaderamente sorprendentes cuando la propia UE permite que haya países que apliquen distintos regímenes de seguridad social a los migrantes. También recordaba que el 60% del empleo mundial está en la economía informal, con las consecuencias de dumping social que producen en el resto de la economía formal. También recordaba que muchos eran los motivos que daban origen a este flujo migratorio, guerras, cambio climático, problemas económicos, persecución… Nosotros mismos nos desplazamos a otros países en busca de oportunidades laborales que no encontramos en nuestro país de origen.
 
Tras la finalización de las ponencias, se dio paso a un turno de preguntas entre los asistentes.
 
 
En la jornada de la tarde los representantes CC.OO. (Cristian Castaño) y UGT (José Manuel Pérez-Vega) abordaron la situación de SASEMAR ante la migración y la importancia de dotar de los medios necesarios (humanos y/o materiales) a dicho organismo para prestar el servicio con plenas garantías para el trabajador y el demandante del servicio. Recordaron la gran labor que venían realizando este colectivo y que Salvamento Marítimo no solamente se dedica a la migración sino también a cualquier servicio de salvamento, lucha contra la contaminación, control de tráfico… que se produzca en los 1,5 millones de km2 de zona SAR que le corresponde a España.
 
Posteriormente intervinieron trabajadores del servicio aduanero de Francia que participan en el salvamento de migrantes en el mediterráneo bajo las ordenes del Frontex, ambos denunciaban la falta de claridad jurídica en sus intervenciones.
 
Para concluir, se acordó un documento de Declaración.
 

Conferencia sobre salvamento de migrantes en el mar

jueves 22 de noviembre de 2018

Áreas temáticas relacionadas

Actualidad - Sectorial - Sindical
Actualidad - Internacional
Actualidad - Sasemar - Actualidad

  • Zona de afiliados
  • Afiliate a CCOO
Webs territoriales
  • Sección Sindica Interpuertos de CCOO
  • Calendario Laboral
  • Campaña de afiliación CCOO
  • Firma contra el recorte
  • Juventud
  • Tribuna de los Servicios a la Ciudadanía
  • Los efectos de la reforma laboral