Comisiones Obreras - FSC Melilla

Comisiones Obreras - FSC Melilla
vamos a recuperar lo arrebatado

4 de mayo de 2010, 1:05

Artículo de opinión de Miguel Gómez Bernardi

La estulticia en el sector de la comunicación

Amiga Mari Nieves, yo no entiendo cómo hay tanto nivel de estulticia suelto por ahí. A medida que transcurre el tiempo -y ya viviré menos de lo que he vivido- comprendo menos cómo se puede perder un sólo instante en acciones necias que no tienen la más mínima trascendencia.

Amiga Mari Nieves, yo no entiendo cómo hay tanto nivel de estulticia suelto por ahí. A medida que transcurre el tiempo -y ya viviré menos de lo que he vivido- comprendo menos cómo se puede perder un sólo instante en acciones necias que no tienen la más mínima trascendencia.

¡Hay tanto por hacer!, ¡tantas cosas por crear, arreglar, perfeccionar...! que es incomprensible que una persona se dedique a desperdiciar esos segundos que ya no volverá a vivir. Así de simple.

Y como no quiero dejar pasar mucho tiempo en este escrito, paso a contarte las últimas reflexiones de este tribulete provinciano sobre el ámbito de la comunicación en Melilla.

De forma coyuntural, hasta el próximo 31 de diciembre, tengo que salir de mi "cubículo digital" y relacionarme con la "actualidad informativa" y, en sólo unos pocos días, he confirmado lo que ya creía desde hace tiempo: se está desperdiciando mucha energía como consecuencia del reparto de fondos públicos, a través de los polémicos convenios publicitarios, que el Gobierno melillense aporta a las empresas de comunicación de ámbito local.

Impresiona contemplar el despliegue de medios físicos y de personas que conlleva cualquier cita informativa en Melilla: operadores de cámaras de televisión, fotógrafos, periodistas, ... etc. Decenas de personas cualificadas (y en su mayoría jóvenes mal pagadas) para cubrir un hecho noticiable que, a veces, pienso yo, atraerá la atención de menos gente que la que trabaja para su difusión.

Tanto gasto para hechos tan nimios que me sugiere la imagen de utilizar un Roll Royce para ir al mercado a realizar la compra del día.

En anteriores ocasiones ya me he referido a que Melilla, para mejorar su tejido socio económico y laboral, tiene la oportunidad en lo que denominan nuevas tecnologías, o sociedad del conocimiento, y a la vista de la infrautilización de los medios técnicos y equipo humano que se despliega para cubrir, por ejemplo, una rueda de prensa (en la que un político dice que lo que dijo el otro día el adversario sobre lo que él dijo ...), llego a pensar que todo de ese dispositivo coordinado en la búsqueda de nuevos objetivos hacia el exterior redundaría en mayor riqueza para la ciudad.

El Gobierno de Melilla gasta una "pasada" en publicidad institucional y, desde hace unos meses, también la Autoridad Portuaria. Dinero que, legal o no (ya me importa poco esta respuesta pues nadie se mete en los juzgados para denunciarlo), se escurre como arena en una mano con el paso de los días pues la información difundida por todos los medios apenas difiere (*). Es incomprensible utilizar tanto gasto y tanta gente para empujar el mismo carro. Sirvan como ejemplo las noticias publicadas en las ediciones de hoy, prácticamente las mismas salpicadas con los tintes que cada autor/a les haya impregnado.

Por otro lado, y no es un gasto menor, el Gobierno melillense, a través de varios departamentos descoordinados que se solapan en la búsqueda de objetivos, desperdicia esfuerzos en la "imagen de marca" de la ciudad y en una infraestructura de telecomunicaciones que carece de los especialistas en comunicación, los y las periodistas. Sólo basta comprobar -al margen de otras acciones muy costosas- las múltiples páginas web que pueden ser consideradas institucionales: melilla.es, melillamonumental.org, melillaturismo.com, promesa.net, tvmelilla.es, melillamedia.es, melillatamazight.es... etc.

Termino. Mi propuesta es la siguiente: se debe aprovechar el nuevo centro tecnológico y cuantas inversiones estén previstas en este campo para fomentar la creación de empleo en este sector que puede ser el futuro industrial de esta ciudad. Señalo esto último porque aquí sólo podemos elaborar "bienes" que carezcan de peso y volumen, pues no tenemos espacio físico. Ahí, en ese objetivo, tiene el Gobierno de Melilla la solución para reubicar a todo el equipo humano (sobradamente preparado y en su mayoría joven) que iría al desempleo si los convenios publicitarios, como cumplimiento a la libre competencia y transparencia democrática, fuesen anulados.

¿Formas?. Hay muchas. Encarguen un estudio millonario de esos que tanto les gustan.
P.D.: Las nuevas tecnologías no sólo sirven para montar empresas teleoperadoras. Piensen un poco sobre cómo fomentar la creación de otro tipo de empresas.
 
(*) Concienciación medioambiental recurrente: El papel es caro, los bosques disminuyen y la tinta contamina. ¿Se ha preguntado lector/a por qué hay tantos ejemplares de una misma edición de igual cabecera en el bar en el que desayuna o almuerza?. ¿Los compra todos la empresa hostelera?.

Miguel Gómez Bernardi

La estulticia en el sector de la comunicación

4 de mayo de 2010, 1:05

Vínculos de interés relacionados

Melillense.net

  • Zona de afiliados
  • Afiliate a CCOO
Webs territoriales
  • servicios ccoo
  • Videos
  • Fotos
  • Asesoria Juridica
  • Melilla Hoy
  • El Faro
  • Diario Sur
  • BOME
  • El Diario Digital de Melilla
  • FOREM
  • Atlantis Seguros
    • El vigia TV
    • Diario Digital Norte de Africa
  • Observatorio Negociación Colectiva
  • Cursos FSC
  • Tribuna